Estamos  transitando  la onda encantada del HUMANO magnético, que durante 13 días, nos recuerda que la energía que vibra es la de influenciar, la libre voluntad y la sabiduría.

Un compañero de viaje para este propósito es el Ónix negro. Este cristal, nos aporta fuerza, apoyo y con su capacidad de impartir energía personal, facilita que seas el maestro de tu propio destino, centrando tu energía y alineándola con el poder superior, permite acceder a la sabiduría de la guía superior y a la conexión con la totalidad.

El Ónix es una piedra amiga, que te ayuda a mantener tus propias opiniones, ya que reconoce e integra las dualidades dentro del Yo.  Se dice de esta piedra que otorga el valioso don de tomar decisiones sabias, además de equilibrar nuestras energías ying yang dentro del cuerpo. Atrae la energía al plano físico y concentra la conciencia en lo terrenal y así nos permite caminar sobre la tierra sin dispersión recuperando el equilibrio energético.

A nivel emocional, el Ónix trabaja el arquetipo de sombra, aquello que no queremos ver de nosotros mismos y que sigue oculto porque no lo aceptamos, nos imparte la sabiduría necesaria para desde la aceptación seamos capaces de ir desvelando los dones que habitan en nuestra parte oculta.

Este cristal actúa liberándonos de la influencia de todo tipo de negatividad, generada por pensamientos negativos propios o por la influencia de los demás. Ayuda  a aprender las lecciones, impartiendo autoconfianza y ayudándote a estar en armonía con tu entorno. Este cristal promueve el vigor, la fuerza y la perseverancia.

Se dice del Ónix que contiene el recuerdo de las cosas que le han ocurrido a quien lo ha llevado puesto, tiene la capacidad de sanar viejas penas y heridas, es por eso, que es un cristal útil para sanar vidas pasadas, para sanar viejas heridas y traumas físicos que afectan la vida actual.

El ÓNIX es un tónico mental que alivia las preocupaciones y miedos abrumadores, abriendo una puerta a un estado más consciente para la toma de decisiones acerca de nosotros mismos. A nivel físico ayuda a absorber las energías universales para la curación y otros propósitos.

A nivel de sanación, es benéfico para los dientes, huesos, tuétano, pies y desórdenes de la sangre. En lo sintomático es muy eficaz en casos de artritis, ya que calma el dolor por su efecto de liberar toxinas. Sirve para tratar afecciones hepáticas, renales o biliares, trabaja bien el bazo y ante los triglicéridos  o colesterol alto.


13 días para tomar decisiones sabiamente de la mano guía del Ónix negro


Cuarzos y Maestros ©

error: Content is protected !!