Entramos en el tránsito  la onda encantada de la SERPIENTE magnética, que durante 13 días, nos recuerda que la energía que vibra es la de la fuerza vital, el instinto y la supervivencia.

Un compañero de viaje para este propósito es el Ágata de Fuego, este cristal está vinculado con el elemento fuego, favorece al activación de los chacras básico y sacro, estimulando la vitalidad a todos los niveles. También nos ayuda a liberar la energía kundalini estimulando la elevación controlada de la Kundalini y sustentando la potencia sexual.  Limpia y reenergetiza los chakras de energías negativas y es un poderoso protector del aura.

El Ágata de fuego tiene una profunda conexión tierra y su energía es calmante, aportando seguridad y confianza. Tiene un gran poder para solucionar problemas y es de gran apoyo en momentos difíciles. De hecho nos conecta con la capacidad de liberarnos de adicciones y apegos, recordando a la serpiente que es capaz de mudar de piel y así poderse desapegar de aquello que no vibra en positivo dentro de nuestro campo energético corporal.

A nivel psicológico, disipa el miedo e infunde una profunda seguridad en nosotros mismos, nos conecta con nuestros instintos primarios, aclarando la visión en los niveles internos intuitivos, así como en los niveles externos y conectando con los instintos de nuestro cuerpo.

A nivel mental y emocional, nos ayuda a la introspección, favoreciendo la eliminación de deseos ansiosos y destructivos, extrayendo sin esfuerzo los problemas internos para su resolución.

A nivel espiritual, favorece la relajación para que el cuerpo se suavice, potenciando la meditación, representando la perfección absoluta,instilando fortaleza espiritual y favoreciendo el acceso a estados más conscientes en nuestro camino de evolución.

A nivel sutil, el Ágata de fuego limpia los bloqueos etéricos y además de proteger contra las malas intenciones es capaz de energetizar nuestra aura. Construye un escudo protector alrededor del cuerpo y devuelve las agresiones a su fuente para que pueda entender el daño que está haciendo. Si la situamos sobre un chacra desalineado, lo devuelve a su alineamiento natural.

A nivel de sanación física, este cristal cura el estómago, los sistemas nervioso y endocrino, así como los desórdenes circulatorios. Es útil para la curación de los ojos, favorece la visión nocturna. Resuena con el meridiano triple calentador del cuerpo y puede ser aplicada para devolver el equilibrio, reduciendo sofocos y retirando el calor del cuerpo.

El Ágata de fuego aporta vitalidad al cuerpo físico e impide el agotamiento de la energía y es un cristal que se puede llevar largos periodos de tiempo.


13 día para desapegarnos y revitalizarnos de la mano guía del Ágata de fuego


Cuarzos y Maestros ©

Photos by Hurgie Crystal

error: Content is protected !!